Lo importante no es llegar a la cima,
sino disfrutar el camino.
Deja que tus pasos gocen lo andado,
no pises las hojas de otoño
ni las flores del campo...
Mira las nubes, el azul soleado,
el campo verde, los trigales dorados,
y todo lo bello que tus ojos abiertos
te van regalando.
Elda

miércoles, 18 de marzo de 2015

Letras de una noche aburrida



Vi reflejada la luna
en una imagen del monte
se desplazaba muy lenta
buscando en el horizonte.

Quería encontrarse al sol
para lucirse tan bella
con su cabello plateado
como la mejor estrella.

Coqueta se miró en el río
cuando el alba despuntaba
con sus ojos entristecidos
pues su luz ya se apagaba.

Mañana será otro día,
cuando la noche se haga
vendré vestida de luces
para cuando el sol salga.

El sol tampoco salió
las nubes se lo impidieron
a la luna no se la vio
triste se quedó el cielo.

Hace frío está nublado
la lluvia en los cristales
y yo me voy a dormir
sin rollos sentimentales.

******
La primavera el paisaje altera

Un vestido de hojas verdes, flores blancas y rosáceas, son las primeras en cubrir como manto las ramas desnudas de los árboles, ¡qué encanto!.
Hacía el cielo miran, deseosas que les de la luz y caliente el sol en sus venas, donde la sabia, tan sabia, hará su recorrido con premura desde los pies a la cabeza, de estos brazos de la tierra.
Se abre la peridermis, dando paso a un retoño de hoja que se irá desarrollando hasta alcanzar su tamaño.
Este milagro ocurre en la primavera, la que siempre se ha dicho que la sangre altera, y no puede ser menos que se altere en la naturaleza, ofreciéndonos frondosos paisajes y maravillosas sombras para el calor veraniego, y regalándonos a su vez,  parte del oxigeno que respiramos.
Los árboles son tan hermosos, que la primavera los adorna con esmero y cariño, y les da todo lo que precisan para lucir su belleza, hasta que llega la estación que los vuelve a desnudar, como desnuda el cuerpo humano, de su hermosura primaveral.






2 comentarios:

  1. ¿Qué tendrá la luna que ha inspirado tantos poemas? Quien más quien menos, todos hemos sucumbido alguna vez a su atractivo. Un poema muy bello aunque sus dos últimos versos me han hecho sonreír pues parecen dar al traste con todo el romanticismo de lo dicho (o escrito) anteriormente.
    En cuanto a la primavera, qué decir. El despuntar de las flores y todo su colorido. Es la estación del año que más me gusta. No sé si llega a alterar la sangre pero sí un poquito el corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es que yo soy así de brusca y como encima estaba aburrida jajaja, de ahí el título tan romántico también...
    Yo como la luna tengo dos caras, una oscura y otra clara, por algo es mi planeta de horóscopo, jajaja.
    En cuanto a la primavera, a mi también me gusta, aunque es un poco inestable por eso prefiero el verano.
    En fin amigo, me alegro de tu visita, ya veo la "jartá" que te has dado de mis letrillas, jeje.
    Muy agradecida Josep, te deseo un buen domingo con un abrazo.

    ResponderEliminar